Cultura e historia

Man meets the sea
El mar no domina sólo el paisaje del Oeste de Jutlandia, sino también su cultura y su historia. Ven y siente el mar pulsando en los museos, los faros, las galerías y los edificios históricos de la región.

Historia marítima

Las costas salvajes del Oeste de Jutlandia siempre han sido difíciles de navegar: la prueba de esto son los restos de barcos náufragos y de batallas navales del Museo St. George de Stranding. En el museo se pueden ver, entre otras cosas, los restos del naufragio del St. George, el barco inglés que se hundió en el mar en 1811 y que les costó la vida a 13.000 hombres, y los restos del desastre naval más grande de la historia, la batalla de Jutlandia durante la Primera Guerra Mundial, donde perdieron sus vidas 10.000 hombres. 

Museos

La costa oeste tiene una amplia oferta de museos de arte en pueblos y ciudades como Holstebro, Herning y Esbjerg. El Struer Museum en Struer está dedicado a la historia de la famosa empresa Bang & Olufsen. Si en cambio lo que te interesa más es el pasado lejano, está el museo al aire libre Hjerl Hede, que se encuentra en medio de un precioso brezal.

Si estás en Esbjerg, aprovecha la oportunidad para visitar el Museo de la pesca y el mar, donde hay una parte que acoge los cachorros de foca abandonados por sus madres y apodados (de forma poco simpática) “aulladores”.

Visitas únicas

La iglesia de Sahl, cerca de Hjerl Hede, tiene un altar en oro único que merece una visita. Para más arquitectura histórica, puedes visitar Spøttrup, el castillo-fortaleza de la Edad Media mejor conservado de Dinamarca, en la península de Salling.

Unos edificios muy particulares del Oeste de Jutlandia son sus haciendas construidas entre las dunas, de forma peculiar y con techos en paja, donde puedes sentir el pasado salvaje de esta región. Una de ellas ha sido convertida en museo: es la Abeline’s farm en Holmslands Dune.

Man meets the sea

Quienes lleguen a Esbjerg desde el mar serán acogidos por la escultura del danés Svend Wiig Hansen de nueve metros de altura llamada “Mennesket ved havet”, “El hombre encuentra el mar”.  Este impresionante monumento de 1995 está inspirado en las cabezas de la Isla de Pascua y se puede ver desde hasta los 10 km de distancia de la costa.

 

Share this page