Fredensborg: Castillo y parque

Naturaleza

Rodeado de playas y lleno de lagos y forestas, el Norte de Selandia es una región ideal para unas excursiones en su naturaleza.

La vida es una playa

La vida en la playa es una parte importante de la cultura del Norte de Selandia y hay diferentes tipos de playa que te tentarán. La costa norte está llena de lugares con acantilados, especialmente cerca de Vejby y Gilbjerg Head, el punto más septentrional de Selandia. 

El sendero Gilberg recorre la parte superior del acantilado, y aquí se puede caminar y al mismo tiempo tener bonitas vistas desde el Kattegat hasta Suecia. Siente la fuerza del Kattegat en la Playa Vejby, donde las defensas costeras tratan en vano de contener la fuerza dinámica del mar.

Lagos y bosques

El interior del Norte de Selandia está lleno de amplias zonas boscosas que esperan ser exploradas, tales como El Bosque Troll (Troldeskoven) en Tisvilde Hegn. También se puede caminar en las hermosas Colinas Tibirke (Tibirke Bakker), cubiertas de brezales, y alrededor de Arres el lago más grande de Dinamarca. 

El Bosque Grib (Gribskov) es una de las mayores zonas boscosas de Dinamarca, con muchos senderos para caminar tranquilamente y muchos mapas para guiarte. Prueba a caminar por el sendero que cruza la parte oriental de la selva, que te lleva desde Nøddebo a las orillas del lago Esrum, el segundo más grande de Dinamarca y donde se ubica el impresionante Castillo de Fredensborg. 

Fiordos

En el extremo noroeste del Norte de Selandia, puedes rodearte de agua en la península de Halnæs. Podrás contemplar las increíbles vistas del fiordo de Kattegat, Isefjord y Roskilde. Durante el verano, se puede coger un pequeño ferry desde Sølager hasta Kulhuse. A partir de ahí queda sólo una corta distancia hasta el Bosque Jægerspris (Jægerspris Nordsko), donde hay robles centenarios de alrededor de 1000 años de antigedad.

 

Share this page